viernes, 30 de mayo de 2008

Historia

Parte de una historia sin final... Como casi todas...
Espero que les guste a mis 3 lectores je!

Se preguntaba todos los días si talvez estaba perdiendo el tiempo. Si amarlo tanto de verdad valía la pena. Si su pequeña sonrisa animal recompensaba las horas que pasaba esperándolo y preparándole la cena con cariñoso ahínco. Ella sabía muy bien que algo no andaba bien. Que los cada vez más esporádicos episodios sexuales que tenían no colmaban las ganas que le brotaban por los poros. Pero su argumento era válido. Hoy no que los niños pueden estar despiertos,o estoy muy cansado, o tuve un mal día dejémoslo para después. Ella lo entendía y callaba. Se volteaba a sollozar en silencio, se volteaba a soñar despierta con aquellos días amarillos de locura y miradas furtivas. Con aquellos días de roces inesperados en un cine o en un restaurante. Con los días de bares y baños de discotecas. De carmín y minifalda. De perfume caro y amor barato. Aquellos días. Días viejos que duermen en el ayer y despiertan cada noche para acompañar sus mojados sueños. Días viejos que murieron con el aumento de sueldo y de jornada de trabajo. Días que se ahogaron en el encierro de tenerlo todo. Esperaba. Soñaba. Días aquellos. Amor, gasolina, juventud… Ahora solo queda la gasolina. Les faltaba todo pero les sobraba amor. Ahora es lo único que les falta. Por lo menos a él. Pero ella no lo sabe, y guarda la ilusión de que aquel ser que duerme a su lado desde hace más o menos 1460 noches, contando las que pasaron juntos antes de aquel “si acepto” y restando las que el no llego a dormir por cuestiones de una larga reunión y preferí quedarme en la casa de Julián trabajando hasta la madrugada, lo siento querida. No te preocupes amor, todo está bien. No. Nada estaba bien para ella, y no lo quiso aceptar. Prefiere consolarse en la estabilidad clase media alta. Con 2 hijos y una finca en tierra fría. Con almuerzo los domingos en la casa de la suegra. Con salidas al parque y algodones amargos de azúcar para sus hijos. Porque para ella sólo existe el café Light…

3 comentarios:

Lu dijo...

Pues a ver green...la historia está buena, muy real y con buen trasfondo...tiene sus 2 frasesitas muy jarcoreras, pero asi es la vida; esos momentos y recuerdos existen de verdad em mucha gente.
...Nada más que decir..
Ah! que pobre vieja..muy triste vivir asi :p
Ojalá nunca nos pase!

EliZaAb3th dijo...

Tan lindo!!! Me gustó eso de "perfume caro y amor barato"...
aaahhhh! (Suspiro)...
Está muy chévere... Me hiZo pensar en un montón de cosas...

Un abraZo!

yasuri dijo...

mmmmmmmmm y pues si lauriz que cosas que cosas de la vida...la historia esta como muy buena ..la realidad de muchas personas..que triste pero bno esperemos que las cosas cambien para bien de la señora ole, que se consiga un mozo jajaaja..porque muy triste vivir asi..
y hasta la proxima!..chaito ps